Como curioso de la comunicación no verbal, soy habitual lector de los libros de Allan y Barbara Pease. Para los que no los conozcáis, los Pease forman una pareja que han desarrollado una exitosa profesión a través de la elaboración de libros sobre lenguaje corporal. Yo diría que son de los más populares autores en la materia por su larga lista de bestsellers, programas de televisión, etc. Y precisamente por eso, no hay que quitarles el ojo de encima.

Y hoy os hablaré de la que para mí es la mejor de sus obras: El lenguaje del cuerpo en el trabajo publicado por Amat editorial. Cabe decir que todas son muy parecidas, ya que el tema no es que dé para decenas y decenas de libros de divulgación. Pero cada publicación aporta un matiz, un contexto o una aplicación del lenguaje corporal. Tenemos libros sobre relaciones de pareja, sobre habilidades para la dirección, algunos más genéricos, algunos muy específicos. Y me faltaba leer algo equilibrado. Por eso me quedo con El lenguaje del cuerpo en el trabajo.

Dentro del área laboral, da un repaso por diferentes situaciones en las que estar atentos a las señales del cuerpo desde las entrevistas laborales, las presentaciones con público, las reuniones o la relación entre compañeros. Me parece amplio, porque presenta muchas situaciones del entorno laboral sin vincularlas a una función (directivo o comercial, como existen otros libros), pero tampoco se va por las ramas de la comunicación en general.

Para los interesados en iniciarse en el lenguaje corporal yo creo que es el más interesante. Eso sí, reconozco que la edición es mejorable y que a esta pareja vendedora de más de 25 millones de libros, podría trabajarse un poco la imagen y utilizar ilustraciones o fotografías mejores, que eso también comunica al respecto de la calidad de los contenidos…

 

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.