Presentar ante uno de tus superiores puede ser una experiencia de máximo estrés, pero también una oportunidad crucial para destacar como empleado. Por eso vamos a celebrar en breve el taller Convence a tu Jefe para trabajar la influencia y la persuasión en presentaciones.

Una gran manera de impresionar a tus jefes es familiarizarte con los rasgos que otros líderes buscan en sus empleados.

Darlene Price, autora de “Well Said!”, ha entrevistado a más de 200 altos líderes en compañías de Fortune 100. Les preguntó: “¿Qué cualidades valoras más en los oradores que te presentan?”

Hubo tres respuestas comunes:

1. Sé claro

“Crea un mensaje estructurado con una lógica lúcida que sea fácil de seguir y entender”, dice Price. Un discurso bien estructurado y ordenado “muestra al decisor que estás preparado y organizado”, dice.

Comienza con tener un marco efectivo, lo que significa apertura clara, cuerpo y secciones de cierre. Además, es mejor utilizar lenguaje cuantificable, como “crecimiento del 25%”, en contraposición a generalizaciones como “aumento significativo”, dice Price.

 

2. Sé conciso

“No hagas que los ejecutivos esperen al momento clave, poniendo a prueba su paciencia”, dice Price. “Entrega la esencia inmediatamente”.

Incluir una contextualización en la apertura puede ser útil importante, pero no debe alargarse. Introducir el propósito y los puntos clave, y luego saltar directamente a la idea principal, dice Price. “Proporcionar materiales de apoyo idealmente utilizando no más de tres puntos clave”, dice Price. Y, por último, cerrar la discusión con un resumen breve y una sugerencia de la acción futura.

El objetivo es proporcionar una propuesta emocionante sin ofrecer demasiada información. Elige los mensajes que necesita saber en vez de los detalles que estaría bien conocer, dice Price.

 

3. Sé creíble

La credibilidad es clave en cualquier campo, pero carecer de ella será perjudicial para tu presentación. Hay tres áreas principales donde los oradores pueden mejorar su credibilidad, Price dice:

  • Conoce a tu audiencia: demuestra que has hecho tu tarea y adaptaste el mensaje a la audiencia específica.
  • Proyecta un imagen y voz adecuadas: Utiliza un lenguaje corporal confiado, una imagen profesional, y habla con un tono rico pero pausado.
  • Acepta un turno de preguntas y respuestas: prevé preguntas y objeciones y abórdalas con calma y confianza. Hay que ser honesto si no se sabe la respuesta.

Estos tres rasgos de comunicación de alto impacto, si se hace correctamente, funcionan bien juntos. “Inspirarás confianza en las mentes de tu audiencia y entregarás un mensaje rotundo, convincente que consiga resultados,” dice Price.

 

ws-convence-a-tu-jefe