Me sorprende ver como la gente abusa de pequeñas tonterías como algunas animaciones del paquete Office y sin embargo desconoce algunas de las más importantes herramientas de ese programa. Una de ellas, genial para los que aún no han dado el paso de presentar sin diapositivas, es la Vista Moderador en PowerPoint.

Esto no es más que cuando tu conectas tu ordenador a una pantalla, lo que tu ves y lo que ve la audiencia muestran cosas diferentes. Es decir, que en la pantalla grande se visualizará el powerpoint de toda la vida, pero en el tuyo tendrás una especie de centro de control estupendo para el presentador:

  • Las miniaturas de tus diapositivas para que siempre veas de donde vienes y a donde vas, incluso para que puedas saltar el orden para rescatar o saltarte alguna sin que se note.
  • Las notas del ponente en letra visible que nos sirve como guión y podemos prescindir de papeles.
  • La hora y, más interesante aún, el tiempo que llevamos desde que arrancamos la presentación.
  • La opción de parar la presentación con una pantalla en negro, para hacer una pausa por ejemplo, y reanudarla donde se detuvo.

 

vista-moderador

 

Eso sí, no os voy a decir sólo lo bonito,  y es que usar la Vista Moderador en PowerPoint precisa de requisitos técnicos como que nuestro ordenador tiene que tener la capacidad para salir a más de un monitor y que debe estar configurada para la compatibilidad para varios monitores. Todo el procedimiento técnico lo podéis ver en la ayuda de Office.

Si aún no estás preparado para presentar sin guión, quizás tu presentación es demasiado técnica o tiene un formato más encorsetado, te puede ser muy útil. Aunque no olvides que te anclará delante del ordenador y eso te distancia del público.

Como siempre te digo, piensa en tu objetivo y si esto te ayudará o no a alcanzarlo.

 

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.