Llevo unos días dándole vueltas a la idea de simplificar todo el ajetreo de presentar. Cables, formatos de diapositivas, adaptadores y requisitos de sala son la clase de elementos que a ti y a mí nos gustaría eliminar de un plumazo. Y aquí es donde entra Chromecast.

Chromecast es la manera más sencilla, libre de enredos y barata de mostrar presentaciones. Es la conclusión a la que llego.

Así funciona Google Chromecast

La instalación es tremendamente sencilla y solo necesitas una red WiFi, un televisor o proyector con una entrada HDMI y una toma de corriente o USB para encender Chromecast. Una vez conectado, seleccionas tu aparato desde tu navegador Chrome (con la extensión de Googlecast) o la app de Android/iOS, enlazas tu ordenador, tablet o smartphone, y Chromecast estará listo para funcionar. Así de sencillo.

Una vez en marcha, con Chromecast podemos mostrar nuestras presentaciones diseñadas con Prezi o Google Slides. Las abrimos en nuestro ordenador, tablet o smartphone usando Chrome con la extensión Googlecast instalada, pedimos al navegador que envíe la pestaña con nuestra presentación a Chromecast y a nuestra audiencia. Así de libre de enredos.

Y todo por no más de 40€. Así de barato.

Solo hay algo más económico y sin complicaciones técnicas: el rudimentario arte de escribir en una pizarra.

Eso sí, sería ingenuo olvidar que Chromecast fue pensado originalmente para la retransmisión multimedia y carece de una oferta amplia de aplicaciones específicamente diseñadas para presentaciones. Aun así, la comunidad Android aporta cada día opciones que desmarcan el aparato de la reproducción de vídeo y audio, convirtiéndolo en una poderosa herramienta de trabajo con proyectos como los slideshows de Dayframe.

Lo único que debe preocuparnos es que nuestras diapositivas sean lo más todoterreno posible (adaptándose bien, independientemente de la pantalla o proyector que tengan donde vayamos) y ofrecerlas en algún formato off-line más allá del propio evento de presentación.

Ahora que Chromecast suena más y más, hemos visto algunas opciones para usarlo profesionalmente y además es una opción cómoda y barata, creo que puedo mojarme: estoy convencido de que en menos de un año recibiremos una hornada de nuevos ponentes, oradores que prefieren las mínimas ataduras y la máxima flexibilidad, hombres y mujeres que se atreverán a traer nuevas formas de soporte para sus charlas.

Y a esos les llamaré, creo, Pioneros del Chromecast.

¿Serás uno de ellos?

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.