Este verano aprovechamos para investigar cuantas presentaciones memorables conocíamos. Queríamos saber al milímetro qué hacía exitosa a una charla, despojarnos de algunas concepciones y acercarnos a cada presentación con ojos tan nuevos como pudiéramos. Al principio nos recorrimos media Internet, pero pronto nos dimos cuenta de que hay pocos lugares como en casa, y para nosotros esa casa se pinta de rojo, negro y blanco y en sus paredes se reproducen TED Talks.

Hay para quien las TED Talks siguen siendo grandes desconocidas. Y es una pena, porque entre la inmensa cantidad de información y presentaciones que corren por Internet, las charlas del TED son la referencia por excelencia. Nacieron con la intención de hablar sobre tecnología, educación y diseño —de ahí las siglas TED—, pero que con el paso de los años se han extendido al terreno de lo social, lo político, el arte, la investigación, lo tradicional o lo moderno.

Las TED Talks son presentaciones de 18 minutos como máximo, de una calidad altísima garantizada por tres motivos, ordenados de menor a mayor: temáticas siempre cambiantes y relacionadas con la actualidad, lo que hace que puedan interesar a cualquiera independientemente de sus inquietudes; los ponentes son siempre figuras relevantes en sus respectivos campos que solo se plantean acudir a un evento TED si creen que tienen algo importante que compartir; y están específicamente diseñadas y concebidas para que el público siempre tenga razones de sobra para recordarlas y pensar sobre aquello que acaban de presenciar. En definitiva, son presentaciones memorables que van más allá de la tecnología de la educación y del diseño.

Para comprender cómo consiguen eso —y por tanto el éxito que observamos al microscopio durante las últimas semanas—, las presentaciones del TED se apoyan sobre 10 mandamientos, más o menos informales, que sus ponentes respetan religiosamente:

  1. No mostrarás simplemente tu número habitual
  2. Soñarás a lo grande, o mostrarás algo nuevo y maravilloso, o compartirás algo que nunca antes haya sido compartido
  3. Revelarás tu curiosidad y tu pasión.
  4. Contarás una historia.
  5. Comentarás libremente las declaraciones de otros oradores, procurando la bienaventurada conexión y la exquisita controversia.
  6. No harás alarde de tu ego. Te mostrarás vulnerable. Hablarás de tus fracasos así como de tus éxitos.
  7. No venderás desde el escenario: ni tu compañía, ni tus productos, ni tus escritos, ni tu desesperada necesidad de fondos; so pena de ser arrojado/a a las tinieblas.
  8. Recordarás en todo momento: la risa es buena
  9. No leerás tu discurso
  10. No robarás el tiempo de aquellos que vienen después de ti

Siguiendo esos preceptos y analizando los vídeos TED más exitosos, destilamos aquello que creíamos imprescindible para construir charlas de éxito. Y con los resultados, hemos creado un videocurso que hemos llamado apropiadamente Presentaciones memorables: Descubre los ingredientes del éxito de las TED Talks.

¡Más aún! El eslogan de TED es “Ideas que merecen ser compartidas”, y eso significa que tienes acceso a todas las TED Talk de manera gratuita. En aras de seguir con esa idea, y añadiendo las observaciones durante nuestros análisis, el videocurso es totalmente gratuito.

Dicen que el Diablo se esconde en los detalles, y es precisamente a ellos que nos centramos a lo largo de este curso. Este curso está orientado a esos detalles, importantísimos durante la creación de una presentación, que suelen escaparse y que es imprescindible que tengas siempre en mente. Te explicamos por qué son tan capitales y qué puedes conseguir gracias a ellos que hará de tus charlas presentaciones memorables.

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.