He hablado muchas veces de storytelling. Ya he contado cómo puede ayudarte en una presentación. Los porqués, los cómo, los para qué

Y sin embargo quizás eres de los que pienses que es muy bonito pero “no puedo aplicar eso en mi empresa” o “eso para mi tipo de negocio no sirve”.

He ayudado a product managers de la cosmética, a representantes de una marca de whisky, a responsables de calidad, a directores financieros, a ingenieros informáticos… Y nunca he encontrado —a pesar de sus esfuerzos en muchos casos— con un profesional que no se pueda aplicar el storytelling.

El storytelling ayuda a todo el mundo. Da igual lo frío, intelectual o tecnificado que sea tu ámbito laboral. Es más: cuanto más fría, intelectual o tecnificada sea tu profesión, más necesitarás el storytelling para acercarla a las personas.

Uno de los maestros que me rindieron ante la evidencia fue Peter Guber. Por mi  insaciable curiosidad cayó en mis manos Storytelling para el éxito, el libro donde explica cómo consiguió triunfar en los negocios utilizando estas técnicas. Su nombre probablemente no te suene, pero fue jefe de estudio en Columbia Pictures y presidente de Sony Pictures, entre otros muchos logros. Grandes éxitos de la historia del cine se deben en parte a sus artes para convencer y persuadir a productores, inversores, directores o actores a sumarse a sus proyectos.

Te recomiendo su libro porque está lleno de anécdotas reales, muchas de ellas vividas en primera persona junto a celebrities del mundo del entretenimiento y la política. Y todas confluyen hacia la misma conclusión: un buen storytelling acerca de una empresa, producto o persona puede ser la mejor herramienta para conseguir buenos resultados empresariales.

He rescatado para ti algunos de los consejos más importantes del libro:

  • Usted viene naturalmente diseñado para narrar. ¡Pero tiene que activarse!
  • El mercado quiere historias, así que déle lo que pide.
  • Las historias hacen que la gente recuerde, viva y ponga en práctica los datos y las cifras.
  • Incite la empatía en la sala y cara a cara y su público no sólo le escuchará: ¡le sentirá!
  • El storytelling para el éxito no es puro espectáculo: es un buen negocio.

Una pildorita de entre las casi 350 páginas de un libro que espero que, como a mí, inspire a empresarios y speakers.