Sway, la nueva herramienta de presentaciones de Microsoft que está en fase de pruebas, llegará con la próxima versión de Office. Aunque en realidad no es exactamente una herramienta de presentaciones al uso, como tampoco es un programa para diseñar páginas web. Ni todo lo contrario.

Sway nos permite trabajar en línea para construir una exposición con texto, imágenes, vídeos propios o de YouTube y hasta tweets y posts de Facebook. Como Prezi, se podría decir, si no fuera porque ahí terminan las similitudes.

Diseño comedido y funcional

El entorno de trabajo de Sway parte del concepto de páginas. De hecho, la percepción de las transiciones es como avanzar a través de tarjetas o mover la vista por una revista, con la información cambiando por bloques a nuestro ritmo. Sin experimentos visuales estridentes o tres dimensiones,

En inglés, sway significa vaivén, meneo. Y aunque por ahora solo podemos trabajar con la estructura de algunas plantillas que mueven la información de arriba abajo o lateralmente, pasamos de escenas con un balanceo manso y natural. Incluso los cambios al hacer clic para desvelar nueva información o las galerías de imágenes dentro de cada página son intuitivas para quien desconoce el proyecto y cómodas para quien lo construye.

Los reyes de Sway: contenido y sencillez

Al concebir un proyecto de Sway es útil imaginarnos trabajando sobre una gran cartulina, como las que usábamos para nuestros trabajos de primaria. Sobre esa cartulina imaginaria, definimos qué dirección seguirá nuestro contenido y colocamos unos módulos básicos.

Luego rellenamos cada módulo con sus fondos, textos, fotos, vídeos, tweets o lo que deseemos, desde nuestro smartphone o tablet (pues habrá versiones para Android, iOS y Windows Phone) o PC.

Elegimos qué plantilla queremos  o dejamos que Sway elija por nosotros, y ya tendremos nuestra exposición.

Así de simple.

Si queremos compartir nuestra creación, tenemos una opción desde nuestra propia área de trabajo. Y hablando de compartir: varias personas pueden trabajar sobre un mismo archivo de Sway, pero si solo queremos la opinión de alguien, bastará que dispongan de navegador.

La gran incógnita

¿Qué lugar ocupará Sway en el panorama de las presentaciones? Es una herramienta híbrida para crear exposiciones de contenido, a medio camino entre las páginas web y las presentaciones. Y aunque la idea está bien, ya sabemos qué sucedió con los experimentos de Microsoft Office más allá del quinteto original compuesto por Word, Excel, Powerpoint, Access y Outlook.

Sin embargo, Sway se percibe como una novedad orientada a lo viral y lo inmediato, lo que casa mejor con los tiempos que corren, y aún estando en fase beta es de las pocas novedades refrescantes en el panorama de las presentaciones en mucho, mucho tiempo. Una novedad que seguiremos de cerca, porque las primeras impresiones han sido francamente buenas.

Y tú, ¿qué crees que pasará con Sway?

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.