Tendemos a fijarnos en las presentaciones de los grandes genios pensando que aprenderemos a hacerlo como ellos. Soy el primero que muestra presentaciones brillantes en sus clases, y me gusta inspirar de esta manera a mis alumnos. Pero la experiencia me ha enseñado que poner vídeos y ya está, no ayuda. Más bien al contrario. ¿Te parece raro? Piensa en esto:

 

Esto no te ayuda a ser mejor presentador

1. Ves una presentación wow! por un ponente impecable. Vale, ahí todo aprendiz se arruga un poquito y surgen los “¡Pero ese tío es un genio!”, los “nunca podré igualarlo”. Los “yo no soy Steve Jobs”. Esa actitud, creer que no estamos al nivel de esa gente, es el primer motivo por el que ver sus vídeo es contraproducente.

2. Cuando una presentación te impacta piensas que le cambiará la vida al resto del planeta. ¡Era una ponencia perfecta! Para ti. Era insuperable porque se construyó para atrapar a un público idéntico a ti. Querrás hacer una presentación como la que viste, con su lenguaje, estructura y puesta en escena. Sin embargo, tu audiencia tendrá todas las papeletas para ser diferente a ti porque trabaje en otro sector, tenga otras preocupaciones o le llame la atención cosas diferentes. Pensar en qué te gustó te distrae de qué le gustaría a tu audiencia.

3. Desarrollamos parte de nuestra formación, especialmente las habilidades, a través de la imitación. ¡Así aprendimos a comunicarnos! Viendo una ponencia que te guste tenderás a la imitación, usándola como espejo y referencia para valorar tu progreso. No obstante, te engañarás pensando que cuanto más te parezcas mejor lo haces, cuando en realidad estarás perdiendo tu personalidad y naturalidad al defender tu charla.

¿Quiere decir que es mejor hacer como que no existen las buenas presentaciones? ¡De ninguna manera! Si no te limitas a verlas, si las analizas y trabajas, igual que hago en mis cursos o en mi blog, entonces sí aprenderás. Y mucho.

 

Esto sí te ayuda a ser mejor presentador

1. Porque entenderás que hasta el más fascinante ponente utiliza los mismos trucos de la narrativa que tienes a tu alcance y, por lo tanto, que no hace falta que seas Steve Jobs.

2. Porque te darás cuenta de cómo usan la empatía para conectar contigo y dónde recaía la atención cuando construyeron esa presentación.

3. Porque descifrarás cómo cada uno utiliza sus bazas comunicativas para presentar y como esa particularidad es lo que más te atrae de sus charlas.

En el fondo, sabemos que todas las historias, incluso aquellas que se disfrazan de presentaciones sorprendentes, fueron contadas alguna vez. Seguimos escuchándolas, encantados, si el narrador de turno nos las relata con mimo, pasión y perfección de trabajo artesano. Pero, y aquí está lo que se pierde mirando en lugar de analizando, los artesanos son sólo personas que quieren hacer las cosas lo mejor que sepan y practican hasta conseguirlo.

 

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.
By | 2017-09-07T11:39:42+00:00 22 octubre, 2013|0 Comments

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies