Todas las personas que forman parte de tu empresa son importantes porque por medio de su esfuerzo y su talento te acompañan en el camino hacia el éxito de este negocio que, al igual que esas personas, es único. Por tanto, para liderar una charla con tus empleados es fundamental que seas consciente de cuánto significan ellos en la historia del proyecto, especialmente, en esta fase del mismo. Gracias a ello, también tendrás esta visión humanista en una conversación guiada por la inteligencia emocional: 


1. Llama a cada trabajador por su nombre.

Este gesto de comunicación es muy importante en la interacción personal. Es esencial que cada empleado se sienta único y no un simple número en el grupo contratado. Y el nombre es muy importante para cada protagonista. Además, también puedes utilizar el plural “nosotros” para expresar mensajes que refuerzan esta visión de un equipo que colabora con motivación para lograr un fin común a nivel corporativo. 


2. Planifica qué quieres decir.

Para optimizar mejor los minutos empleados en esta charla es muy importante que concretes previamente aquello que te gustaría expresar de acuerdo al objetivo de la misma. Concreta el mensaje de la idea principal en torno al tema y al contexto para mantener una argumentación coherente de principio a fin. Intenta medir el ritmo para que haya un equilibrio entre el tiempo que tú empleas para exponer tus ideas y el espacio que tienen los trabajadores para ofrecerte su propia perspectiva. 



3. Escucha aquello que tus empleados tienen que decirte.

Ejercita el rol de la escucha durante tus charlas con ellos, porque gracias a esta disposición para atender la información que pueden decirte, puedes aplicar tu propia perspectiva sobre una situación determinada. Pon atención a estas ideas y sugerencias pero no prometas nada que no puedas cumplir porque el propósito de esta comunicación no es poner en marcha todas las iniciativas planteadas por el equipo. Esto es objetivamente inviable desde el punto de vista de los recursos y del tiempo. Al escuchar a los empleados les das el espacio que merecen en el proyecto y puedes sumar un mayor nivel de creatividad en el trabajo diario gracias a las aportaciones de los participantes. 



4. Cuida tus palabras durante la charla.

Intenta utilizar más conceptos con un significado positivo para que el tono de tu discurso también esté orientado a la transmisión de ese entusiasmo que incrementa la motivación externa. Existe una palabra que no debe faltar durante tu charla: gracias. Cuida el inicio y el cierre de la presentación. Las conclusiones pueden estar acompañadas por este mensaje de gratitud hacia los empleados, hazles partícipes, una vez más, del reconocimiento hacia ellos por su compromiso y su esfuerzo diario. 

Finalmente, aprende. No solo puedes hacerlo por medio de las enseñanzas obtenidas a partir de tu experiencia, sino que también puedes formarte por medio de la realización de cursos de comunicación. Por tanto, estos cuatro pasos pueden definir un esquema de acción para liderar las charlas con los empleados.