El videomapping es una tecnología usada para convertir objetos, a menudo irregulares, en superficies donde proyectar vídeo. Con un programa especializado, cualquier objeto plano o tridimensional puede ganar nuevas perspectivas, devenir un área de trabajo donde exponer o convertirse en una nueva ilusión óptica. Es más, seguro que conoces el videomapping, pero desconocías que se llamaba así:

Como ves, es una herramienta especialmente usada cuando se requiere un fuerte impacto audiovisual. La técnica y la creatividad se integran en una coreografía de realidad aumentada, convirtiendo la presentación en una experiencia para la audiencia.

 

¿Videomapping para presentaciones?

Sí, es totalmente posible sacar partido del videomapping para que la presentación sea una experiencia sensorial y emocional que vaya más allá de lo habitual. Y esto es algo imprescindible para cierto tipo de presentaciones como las de producto.

Podemos ir desde lo más ambicioso, creando todo un entorno con el que el presentador interactúa…

A algo más modesto —y efectivo a mi modo de ver—, como un objeto cambiante con el que el presentador se relaciona mientras cuenta su relato: 

 

Ventajas del Videomapping para presentaciones

  • Es una técnica visual, pero también dinámica. Porque si ante los imprevistos es efectivo, imagina el asombro que puedes conseguir con un despliegue audiovisual medido al milímetro en el que hasta puedes conseguir ilusiones ópticas.
  • Con el diseño adecuado permite resaltar lo que quieras de una manera inesperada. A fin de cuentas, la especialidad de esta técnica es resaltar qué queremos mostrar.
  • No está sujeto al marco rígido de una pantalla. De hecho, está en tus manos la posibilidad de jugar con tu presentación como quieras mientras la expones. Es posible que necesites algo de práctica, como con todo, pero recuerda: la idea tras el videomapping es la flexibilidad.

Es cierto que nosotros siempre insistimos en que lo más importante de tu presentación es el mensaje, y que éste nunca debe quedar ahogado bajo una capa audiovisual. No obstante, también existen las presentaciones que necesitan un empuje extra, un caramelo visual según la temática a abordar o el público asistente.

Algunas industrias técnicas, eventos relacionados con las artes plásticas y el entretenimiento, o incluso celebraciones. Todos esos escenarios pueden requerir de un estímulo óptico sin precedentes. Y para esa clase de situaciones y personas, el videomapping es, de lejos, la mejor opción a nuestro alcance.

 

¡ACCEDE A MÁS CONTENIDO!
Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás totalmente GRATIS la guía "Prepara tu Presentación en 25 Pasos" que ha convertido en mejores presentadores a cientos de personas.
100% libre de spam. Lo odiamos tanto como tú.