Skip to content Skip to footer

¿Te has preguntado cuál es el ingrediente secreto para crear el perfecto discurso persuasivo? La receta es compleja pero no tan misteriosa como parece.

Párate a pensar cómo funciona tu memoria y vas a comprobar lo selectiva que es. Memorizamos canciones, nombres de lugares o anécdotas irrelevantes, sin embargo necesitamos revisar habitualmente información importante para nuestro trabajo. ¿Por qué? Por el envoltorio emocional que le hemos dado a ese bit de información.

Si es un dato frío objetivo ocupará su lugar. Pero si es un dato que conecta con emociones y sensaciones, ese bit será más fácil de encontrar porque tendrá más vías por las que llegar a él.

Lanzar nuestra idea y pensar que por sí misma tendrá impacto es esperar demasiado. El consumidor medio está recibiendo una media de 30.000 mensajes al día. Imagínate cuanta información tiene que ignorar o desechar al día. ¿Quieres que tu mensaje sea parte de ellas? ¡No! Tú quieres que tu idea sea al menos escuchada por tu público.

Para que la idea sea procesada y recordada nuestro mensaje debe partir de algunas premisas importantes:

 

Requisitos de un discurso persuasivo

Que sea EMOCIONAL: para involucrar no sólo al hemisferio que despieza, procesa y ordena información, sino también al que imagina, crea y gestiona emociones.

Que genere EMPATÍA: personalizando en el propio orador o a través de otro protagonista será más sencillo que el público (por el propio ejercicio de ponerse en el lugar de él) se implique.

Que sea FÁCIL DE SEGUIR: si perdemos a la gente por el camino a medida que vamos hablando va a ser difícil recuperarlos. Necesitamos un guión sencillo y directo que mantenga la atención.

Que sea REDUNDANTE SIN SER REPETITIVO: acudiendo a los mismos conceptos troncales sin que suene monótono.

¿Y cómo conseguimos todo eso? Las técnicas de storytelling siguen todos estos requisitos, por eso apostamos por ellas cuando queremos que nuestra idea no pase a ser parte de ese ruido de fondo de 30.000 mensajes.

 
[fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][optinform][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

5 Comments

  • Ismael Núñez Montero
    Posted julio 17, 2014 at 11:20 pm

    Lo importante, conforme a mi modesto juicio, es iniciar el discurso con una sensación de seguridad y de confianza en uno mismo y, como para lograr un buen efecto ante el auditorio, expresar alguna frase destinada a romper el inicial y natural «hielo» que pueden tener los oyentes. Yo hago clases de Ceremonial, Protocolo y Producción de Eventos en Manpower-Chile y mis recomendaciones para quienes deben render cuenta de sus gestiones están configuradas a lo que señalo. Me agradaría recibir el texto «Prepara tu prrsentación en 25 pasos», intenté enviar la solicitud pero «rebotó»
    De antemano mis agradecimientos. Os saluda Ismael Nunez Montero (publiper@vtr.net)

    • Post Author
      Ivan Carnicero
      Posted julio 18, 2014 at 8:43 am

      Tienes mucha razón, Ismael, quizás te interese leer nuestro artículo «Apertura y cierre: lo más difícil de una presentación». Gracias por tu interés, lamento que hayas tenido problemas con la guía. Te enviamos un mail para solucionarlo, ¿ok? Un saludo!

  • Enrique López Contla
    Posted julio 18, 2014 at 7:27 pm

    Hola Iván. Me parece que los requisitos que señalas son, sin duda, puntuales e indispensables para quienes ofrecen un discurso, pero creo que para que el discurso dé el resultado esperado, quien lo dicta debe tener perfectamente claro cuál es el mensaje que quiere comunicar y fijar en el colectivo de sus oyentes, ya que las claves que ofreces son para cobijar ese fondo. Lo comento porque en mi experiencia -escribiendo discursos o ayudando a la gente a prepararlos y ensayarlos-, con frecuencia o no tienen claro cuál es el mensaje clave a comunicar o tienen demasiados «mensajes», lo cual es también un problema. La actitud, como señala Ismael, es también fundamental, ya que alrededor del 80 por ciento de lo que comunicamos se transmite a través del lenguaje no verbal. Saludos

    • Post Author
      Ivan Carnicero
      Posted julio 18, 2014 at 7:56 pm

      Hola Enrique, completamente de acuerdo. Este artículo solo pretendíamos hablar del componente persuasivo. Pero tener un objetivo claro hacia la audiencia y un mensaje alineado con él es una premisa insalvable.
      Te animo a bucear por nuestro blog y encontrarás muchos más artículos que hacen referencia a lo que comentas.
      Gracias por compartir tu punto de vista, un saludo!

      • Enrique López Contla
        Posted julio 18, 2014 at 8:58 pm

        Sí, ya me suscribí al blog. Felicidades.

Leave a comment

0/5

© SpeakersLab Online Campus 2022
Más sobre SpeakersLab

hola@speakerslab.es

Términos de uso
Política de privacidad
FAQS

Diseño

Speakerslab © 2023. All Rights Reserved.