En estas fechas rodeados de calabazas, telarañas y murciélagos, he pensado en esos horrores habituales en PowerPoint que me encuentro cuando voy a ponencias o cuando mis clientes me piden ayuda. Y es que nos han enseñado a utilizar la herramienta, pero no sabemos qué hacer con ella. Todos tenemos nociones -más o menos básicas- de PowerPoint y nos piden hacer presentaciones sin idea de comunicación visual. Es como pensar que si te regalan una caja de acuarelas ya puedes hacer obras maestras.

Así que voy a ayudarte con algunos consejos. No se trata de estudiar diseño, pero con algunas orientaciones básicas puedes dar a tu presentación un aspecto mucho más atractivo y profesional. He seleccionado 10 errores, los que creo que son más espantosos, con la intención de que huyas de ellos.

 

Atención a los 10 horrores habituales en PowerPoint

 

1. Los fondos devoradores de contenido. Fondos llenos de colores, de lineas, de contrastes que engullen las palabras sin que seamos capaces de leerlas. Nunca hay que sacrificar la legibilidad por la estética. Un truco: si el texto no se lee bien cuando lo pruebas en blanco y tampoco en negro, no sigas probando, no se leerá bien con ningún color. Necesitarás utilizar otras estrategias (desenfocar el fondo, crear un marco de relleno…) o cambiar el fondo.

2. La horripilante Comic Sans y sus secuaces. Esta tipografía está totalmente pasada de moda. Tuvo su tiempo, incomprensiblemente, pero ahora sólo sería apropiada para elaborar un horario de extraescolares. Y es que es una fuente infantil y -por exceso de uso- una muestra de poca personalidad. Pasa lo mismo con la Times New Roman, Arial, Calibri… Son fuentes poco originales que dan muestra de que no te has parado a buscar un tipo de letra adecuada a tu mensaje.

3. El ataque de los cliparts vivientes. Rondan como zombies por las presentaciones. Yo los creía ya muertos, pero no, siguen arrastrándose por las galerías de imágenes prediseñadas y aparecen cuando menos te lo esperas en Google. Huye de ellos. Son feos, reconócelo, están muy vistos y lejos de ayudar a explicar las ideas suelen desconcertar porque no sabes exactamente qué quiere decir. Utiliza fotografías si quieres dar una imagen realmente profesional.

4. La invasión de los elementos apelotonados. Realmente asfixiantes, estos elementos se hacinan para no dejar huecos libres. Introducen en tu cabeza la idea “hay mucho blanco” y te empujan a poner líneas, logos, cuadros y bordes por todas partes. Resístete a su capacidad telepática y deja que haya blanco. Ya hace mucho tiempo que Garr Reynolds nos enseñó en sus Presentaciones Zen que tener espacio -dar aire que dicen los diseñadores- es positivo.

5. Las atroces listas de viñetas. En cuanto aparecen la audiencia tiembla. Saben que por delante les espera una larga exposición punto por punto. Recordarán sus peores momentos en una presentación y su experiencia traumática condicionará su percepción de la tuya. Olvídate de ellas y utiliza otros elementos como imágenes o iconos para representar gráficamente tu lista. Un efecto mucho más original y que ayudará a tu audiencia a recordar mejor la información.

6. Los traicioneros gráficos distorsionadores de la realidad. Ya te lo advertimos en el artículo Mostrar la verdad y nada más que la verdad. Algunos gráficos, lejos de ayudar a desvelar los datos, traicionan a la realidad y muestran los resultados de una manera -intencionada o no- falaz. Destierra los gráficos en 3d y cualquier forma de expresar los datos que no sea fiel a la verdad, por muy bonito que te parezca.

7. Los siniestros impostores de las fotos de stock. Camareros, oficinistas, profesores, estudiantes, familias… que no lo son. Son modelos haciéndose pasar por otra persona. Intentan engañarnos y todos lo sabemos. Por eso utilizar estas imágenes resta un poco de credibilidad -consciente o inconscientemente- a tus presentaciones. Elije imágenes que representen mejor la realidad que quieres expresar, no te conformes con las personas perfectas -y perfectamente artificiales- que suelen inundar las bibliotecas de imágenes.

8. Los despiadados textos homicidas. Textos tan enormes y densos con alta capacidad para matar. Matar de aburrimiento a la audiencia que se le presenta. Y liquidar al presentador, ya que una vez aparece una diapositiva así, les estás dando a elegir al público entre leer y escucharte. Por supuesto la mayoría -como somos visuales y damos más valor a lo escrito- va a escoger leer y el presentador desaparecerá derritiéndose como la malvada bruja del oeste.

9. Las abominables imágenes desfiguradas. Imágenes pixeladas, recortadas, desproporcionadas, deformadas, con bordes dentados… espantan sólo verlas. Dan muestras del poco cuidado y profesionalidad de quien ha preparado la presentación. Igual que te preocupas de no aparecer con un camisa arrugada, un pantalón agujereado o unos zapatos sucios, evita utilizar imágenes de poca calidad.

10. El temido efecto cromo pegao. Cuando una imagen y una frase se presentan en una diapositiva en competición, la vista de la audiencia salta de una a otra, hay una lucha de protagonismo y da un aspecto desangelado. Hay que saber mucho de composición para manejar esos elementos y no somos diseñadores. El truco: utiliza la imagen como fondo y conseguirás un aspecto mucho más armonioso.

 

Estos son solo 10 de los más habituales, pero por supuesto hay más. ¿Quieres compartir alguno con nosotros y ayudar al resto de lectores? Déjanos tu comentario.

 

Y si quieres aprender a evitarlo y a crear diseños de impacto fácilmente es justo lo que vamos a trabajar en el taller “Presentaciones Atractivas con PowerPoint”. Si te animas a asistir, compartiré toda mi artillería contigo. Haz clic aquí para informarte de los detalles

ws presentaciones atractivas powerpoint